Este sistema consta de una barra metálica con un soporte, en la que lleva integrado un labio de goma; esta se coloca en la salida de la matriz del molde, para así rascar y eliminar la posible tierra pegada en la cara buena del azulejo.

Tiene un fácil y rápido sistema de sujeción al molde por medio de imanes.